• Urbanización el Buen Pastor Manzana B Lote 10, Tahuaycani, Sachaca 04013, Perú
  • 959359400, (054) 537 619
  • Horario: Abre 10:00

959359400, (054) 537 619 Tahuaycani, Sachaca 04013, Perú

1.¿Cómo se diagnostica?

La otitis media se diagnostica mediante una exploración del oído con un instrumento llamado otoscopio, lo que puede mostrar la presencia de, por ejemplo, burbujas de aire o líquido detrás del tímpano o la perforación del mismo.

En caso de que la persona haya sufrido anteriormente infecciones de oído, puede realizarse también una audiometría (examen de la audición). En ocasiones, se propone también la realización de una timpanometría para valorar el estado de la membrana del tímpano y la movilidad de la cadena de huesecitos del oído medio (martillo, yunque y estribo). En el caso de la otitis media crónica, se pueden realizar también cultivos de las secreciones para comprobar la presencia de bacterias o una tomografía computarizada de la cabeza, que mostraría una posible propagación de la infección más allá del oído medio.

La otitis media que representa el tipo más común de esta afección se clasifica en

  • Aguda: Es una enfermedad infecto-contagiosa que afecta al aparato respiratorio y cuyo síntoma principal es la tos. Ésta a su vez se divide en esporádica o de repetición.
  • Subaguda: Se caracteriza por la presencia de exudado (líquido que se sale del conducto donde se encuentra contenido) en la cavidad del oído medio de manera asintomática o con síntomas muy leves. Si este exudado permanece más de 3 meses, la enfermedad pasa a ser crónica.
  • Crónica: Se divide a su vez en dos subgrupos, uno de ellos, con exudado que tiene una duración de tres meses y, supurada, que conlleva una supuración mayor a tres meses.

Existe otro tipo de otitis, la externa, que se localiza en la piel que recubre el conducto auditivo externo y se produce típicamente en personas que practican deportes acuáticos, pero también puede estar causada, entre otros motivos, por una sudoración excesiva, por la ausencia de cerumen (que actúa como protector), haber sufrido traumatismos o la introducción de bastoncillos u otros instrumentos en los oídos.

El tratamiento clásico de la otitis media aguda se realiza con antibióticos durante diez o catorce días. Sin embargo, en los últimos tiempos se tiende a una menor utilización de estos fármacos porque cada vez son más los estudios que muestran que no hay razón para tratar con antibióticos todas las otitis.

Habitualmente con el tratamiento antibiótico la sintomatología mejora significativamente en 48 horas. Además, el especialista también podrá recetar descongestionantes nasales y mucolíticos si se precisan.

Cuando los episodios de otitis media aguda son muy frecuentes y se sospecha que existen fuentes de infección, como una adenoiditis crónica, sinusitis crónica o inmadurez inmunológica, debe establecerse un tratamiento lo más específico posible.

En muchos casos, sobre todo en niños, se presentan episodios repetidos de otitis media junto con síntomas de adenoiditis e hipertrofia adenoidea, por lo que se ha de realizar la extirpación del tejido adenoideo hipertrófico y la colocación de tubos de drenaje transtimpánico.

Aunque cualquier niño puede desarrollar una infección de oído, a continuación, se enumeran algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de que su hijo sufra este tipo de infección:

  • Convivencia con un fumador
  • Antecedentes familiares de infecciones de oído
  • Sistema inmunológico deficiente
  • Asistencia a una guardería
  • Ausencia de lactancia materna
  • Un resfriado
  • Alimentarse con el biberón mientras está acostado boca arriba